[PDF / Epub] ★ Za Za, emperador de Ibiza By Ray Loriga – Cheapnikeshoes.co

Si Bien En El Pasado Zacar As Zaragoza Zamora, Alias Za Za, Consigui Amasar Una Importante Suma De Dinero Con El Narcotr Fico, Ahora Vive Retirado En Ibiza En La M S Absoluta Tranquilidad El Pasado Reaparece Cuando Surge La Posibilidad De Manejar Un Nuevo Negocio Zaza No Tiene Intenci N Alguna De Regresar, Pero La Aparici N De Una Nueva Droga Legal, La Cual Proporciona Una Sensaci N De Felicidad Absoluta, Le Obligar A Replante Rselo Y Ser , Contra Todo Pron Stico, El Catalizador De Una Serie De Disparatadas Circunstancias Que Acabar N Por Convertirle En El Emperador De Ibiza


10 thoughts on “Za Za, emperador de Ibiza

  1. says:

    Esperaba m s, la historia en si no es especialmente buena y ese final, ese final madre m a.


  2. says:

    ABISMO DE LA FELICIDADHace unos d as, tuve, cosa inusual, la ma ana para m tras la cancelaci n de un trabajo Decid , en un rapto de inspiraci n, ir a fnac y leer la nueva novela de Ray Loriga, Za Za, emperador de Ibiza, que ha publicado Alfaguara En otras circunstancias, la hubiese comprado sin dudarlo pero, para decirlo con suavidad, mis arcas no atraviesan su mejor momento y, adem s, hace a os Ya s lo habla de amor me hab a decepcionado aun reconociendo que es una obra muy bien escrita que desnuda la ruptura amorosa sufrida por el escritor porque el motor de la novela, esto es, lo del baile en la embajada Suiza, era deficiente, una trama sin fuerza que no pod a hacer andar nada Pero regresemos a la ma ana de hace unos d as Y ah estoy yo, aparcando la moto, llegando a fnac, sent ndome en una butaca blanca algo sucia con Za Za, emperador de Ibiza entre las manos, y con cierta prisa, lo reconozco, porque nicamente ten a unas cuatro horas para leerme la novela eran, en ese momento, sobre las once de la ma ana y deb a recoger del colegio a mis dos hijas a las tres y media, y el colegio no estaba precisamente cerca de la fnac Pues bien, me puse a leer sin demora y con el acelerador levemente presionado, una lectura que obviaba, en consecuencia, el detalle, una lectura que no pod a detenerse lo que hubiese deseado en determinados p rrafos , lo cual ayud a restarle profundidad a la novela, a considerarla mero entretenimiento un suceso no circunstancial, relevante a todas luces, que Ray Loriga intuyo ha buscado y en m , precipitado por la exigida velocidad de la lectura, conseguido En otras palabras, me barrunto que Loriga ha querido engatusar al lector, incluso al cr tico resultadista, con las capas superficiales de la novela, y que lo ha logrado en muchas ocasiones Sin embargo, si se lee con atenci n, o si se relee como yo estoy haciendo ahora mentalmente al escribir esta rese a , la profundidad es innegable baste recalcar que la felicidad es el abismo que sustenta la novela.Dig moslo ya, el escritor inventa, y hace muy bien para qu amargarse una droga perfecta que proporciona felicidad, una felicidad plena pues no hay d a de despu s cito de memoria , o sea, no hay salida, o final, de la felicidad creada con la droga Una droga, un placebo , ya puestos, da igual Es cierto que tambi n, como se ha dicho, quiz s en demas a, Loriga ha querido divertirse y divertir con Za Za, emperador de Ibiza, cosa que en ocasiones logra, y un servidor no es de carcajada f cil Es cierto que Loriga tambi n proporciona otras cuantas profundidades aleda as, como la posible independencia de un territorio, la geopol tica del narcotr fico o la neuropsicolog a, pero no calan demasiado porque son necesarias nicamente para ocultar el abismo de la felicidad que sustenta la novela, es como si Ray hubiese ideado una serie de inhibidores que dificultasen el descenso al verdadero nivel desde el que se ha creado esta novela, el nivel de la desesperaci n, tan actual, por cierto por eso el escritor nos engatusa con sexo, drogas, fiestas y lujo made in Ibiza, con los t picos ibicencos, en definitiva, y que se agradecen, no vayan a equivocarse por eso aparecen en la novela referencias a la DEA Drug Enforcement Administration , a Obama, o al Due o del Agua Por eso se muestra todo el oropel en primer plano, tan obvio.Pero hay que mirar m s all , o mejor dicho, con mayor atenci n, enfocando los detalles Esto me recuerda al principio de la novela, cuando Zacar as Zaragoza, alias Za Za, el protagonista, por supuesto, en una de esas tiendas de ropa del puerto de Ibiza, duda qu camisa comprarse entre dos camisas a simple vista id nticas y para decidirse inspecciona cuidadosamente las costuras de ambas, percat ndose de las sutiles diferencias en la calidad de estas As , ya con los ojos m s abiertos, si releemos determinados pasajes cosa que yo estoy haciendo ahora en mi cabeza , percibimos el minucioso trabajo del escritor para ir contando en im genes dobles lo que en realidad ocurre, esto es, superponer felicidad y verdad, imaginaci n y realidad y pienso ahora en la llegada del enorme yate al puerto de Ibiza, obviamente llamado ZaZa, como la droga perfecta de la novela, cuando comienza la acci n, como tambi n pienso ahora en el helic ptero que entrev Za Za, despegando de ese lujoso barco, o Zulema, la simia, y Zulema, la hermosa Lolita con dotes adivinatorias, personaje que ve, o que ya ha probado, el futuro Son estas, y muchas m s, las distintas capas que van dando profundidad a una novela que, en principio, se nos antoja superficial, pero que, creo que a estas alturas queda claro, no lo es El escritor de cuarenta y siete a os reci n cumplidos ha elegido este recurso para enfatizar ese descenso a la oscuridad de la felicidad, all donde es posible confrontar verdad y felicidad, la m scara con su due o.Za Za, emperador de Ibiza nos incita a replantearnos qu es la felicidad, qu ser amos capaces de dar a cambio de una felicidad perfecta y a nuestra medida Es entonces cuando Ray Loriga nos saca del sue o, de su sue o, con un manotazo de verdad, repentino, que me pareci lo mejor del libro El escritor dinamita sin atisbo de duda el edificio construido bien que mal por las disparatadas aventuras de Za Za para que sea engullido hacia las profundidades en un santiam n, como aquel impactante agujero que se llev algunas viviendas y dos vidas en Guatemala en 2010 De hecho, recuerdo todav a un par de segundos impagables en los que sent cierto mareo tras esa desaparici n s bita que precipita el final de la novela e impon a, en mi caso, el regreso expr s desde las p ginas del libro hacia la realidad de las tres de la tarde, momento de encaminarme hacia el abismo de la felicidad de tener que recoger a mis dos hijas del colegio, y que, luego, estuviesen all esper ndome esa felicidad imperfecta, pero de verdad, y fr gil y fugaz porque se est n peleando por una hebilla del pelo de color rojo, la misma hebilla que no les importaba nada ayer, la misma hebilla que ma ana, y en un pu ado de minutos, estar tirada sin que nadie le haga caso, una hebilla de repente muy especial e importante aunque tengan en casa cincuenta hebillas del pelo m s, tambi n algunas rojas, de todos los colores, en realidad.


  3. says:

    El final es de esos en los que el escritor parece que se ha cansado de escribir Cuando parec a que me enganchaba la historia e iba a suceder algo, va y se acaba de la manera m s rid cula.


  4. says:

    Es divertido es Loriga Prefiero al Loriga de Rendici n El final desconcierta un poco.


  5. says:

    Casi todas las venganzas, y no s lo las de amor, son invisibles, intangibles e in tiles, pero qu gusto da imaginarlas.


  6. says:

    A pesar de que mantiene las referencias a la cultura pop y cierto detallismo en la prosa que sigue siendo encantador, esta muy lejos del Loriga de los inicios.


  7. says:

    Estos posmodernos est n bien chiflados pero qu bien estructuran sus novelas


  8. says:

    y as es como se unen siempre el detalle, la sorpresa, la desgracia y la historia Hay quien lo llama destino.


  9. says:

    alrededor de un bot n no muy bien hilvanado puede y quiere crecer una jungla O una tormenta O el fin del mundo Son los charcos los que intuyen o confirman el diluvio, las verdaderas v sceras parlantes de dios sabe qu futuros O dios sabe qu pasados As es como se unen siempre el detalle, la sorpresa, la desgracia y la historia Hay quien lo llama destino Hay un entusiasmo muy peculiar que s lo acompa a al final de todas las cosas La ciencia no es m s que el descubrimiento, o mejor dicho la recuperaci n de las viejas leyendas que los dioses han separado de nuestro conocimiento Cualquiera que decide un buen d a ignorar a los dem s piensa que a cambio merece ser recordado un d spota del imperio nfimo de lo propio el infierno no es m s que el eterno segundo que uno pasa en el lugar que uno cree que no le corresponde Y en ese lugar vivimos todos Fuera de la percepci n individual, que fluct a entre la ira y el desconsuelo y tiende a simplificarlo todo, hay al menos cuarenta y cinco pisos de relaci n entre cada asunto cotidiano, por peque o que sea La respuesta com n al curso de la tiran a del pasado es la hu da, pero no existe la hu da infinita No merece la pena intentarlo a los ni os y a los adultos les fascinan solo dos cosas lo sorprendente y el abismo que se abre entre los detalles nuestra preocupaci n por el detalle y la tristeza infinita que tal preocupaci n nos depara nos atrapan en la infancia para no soltarnos jam s persistimos en el matiz mucho m s all de la brutalidad de la muerteprecisamente lo inapelable de las formas lo que a la postre nos destruye La tranquilidad conlleva inevitablemente cierto desprecio en cambio, verse despose do de lo m s peque o supone reconocer muchos errores previos a la hora de juzgar el tama o de las cosas mi peque a paz, esa que se pegaba al hueso del h bito sin fricci n si algo se opone a la felicidad es precisamente su inherente inutilidad y el prejuicio moral que por nuestra parte la sustenta El silencio no reina, pens Za Za, pero no por ello se detuvieron, ni el reino ni el silencio eliminando la posibilidad misma del miedo, cuanto m s azarosa es la vida que le ofrecemos m s encantador resulta el viaje, con la tranquilidad que otorga el saber a ciencia cierta que el naufragio es del todo imposible.


  10. says:

    Despu s de conocer al autor en persona en la feria del libro de este a o todo un honor dicho sea de paso me decid a hacerme con su ltima novela No podr a haber estado m s acertado porque Za Za es cojonuda, sin m s Adem s, lo bueno que tiene Loriga es que no escribe dos novelas iguales nunca, as que es imposible catalogarlo Por ah le que Za Za trataba sobre ser feliz Yo al acabarla me sent hecho una mierda, porque s , efectivamente trataba sobre la felicidad, pero no del modo en el que cualquiera la puede sentir, es Bueno, no quiero destripar nada y a poco que profundice tocar a hacerlo, solo a adir que lo ltimo de Loriga me ha parecido una lectura totalmente recomendable.A destacar Observar el monumental y divertido enredo que puede formarse en tu vida solo porque tu nombre sea el mismo que el de un barco y una droga.